jueves, 6 de noviembre de 2008

Jueves de la XXIX semana del tiempo ordinario

Tengo que recibir un bautismo, ¡y cómo me angustio mientras llega!

Vivir la misión de Cristo con amor
Evangelio: Lc 12,49-53
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "He venido a traer fuego a la tierra, ¡y cuánto desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y cómo me angustio mientras llega! ¿Piensan acaso que he venido a traer paz a la tierra? De ningún modo. No he venido a traer la paz, sino la división. De aquí en adelante, de cinco que haya en una familia, estarán divididos tres contra dos y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra".


Meditación
El Evangelio nos invita a vivir en pie de lucha. No se trata de hacer la guerra. Sino que se trata de una lucha por el bien, por la Iglesia, por el Reino de Dios. Luchar significa trabajar por el Evangelio. Desde la perspectiva del amor, esta lucha deja de ser árida o difícil, rompe nuestra tacañería y estrechez y nos hace vivir con generosidad para con Dios. Desde esta dimensión, por ejemplo, ya no se va a la misa dominical por ser una obligación, sino porque lo exige el amor. Todo se realiza por amor a Cristo. Si nuestro amor es como el de Él, es decir, es un amor de donación plena y no sólo de palabras o sentimientos, no nos dejará tranquilos ni nos permitirá acomodarnos a una vida simplemente buena. Por el contrario, nos urgirá a entregarnos del mejor modo. Jesús nos invita a concebir nuestra vida como una misión de hacer llegar su Reino a todos los hombres que aún no lo conocen o no lo aceptan y a vivir con exigencia. ¿Qué camino más hermoso podría proponernos el Señor que el de vivir con grandeza de ánimo las exigencias propias de la vida humana y cristiana?

Reflexión apostólica:
Para vivir con el espíritu de lucha al que nos invita Cristo, no se necesita ir muy lejos. Debemos empezar dedicándonos a nuestros deberes buscando realizarlos con la máxima perfección, por amor a Jesucristo. El joven lo hará estudiando con responsabilidad, los padres de familia atendiendo a sus hijos con esmero; el que trabaja lo hará con seriedad, etc. Para animarnos en esta lucha constante hagamos jaculatorias, busquemos momentos en los que elevemos el corazón a Dios y recordemos que somos apóstoles y tenemos una misión en la vida.

Propósito:
Optar por vivir hoy con exigencia, motivado por el amor de Dios, alejando toda tibieza o mediocridad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola queridos hermanos y amigos mi nombre es pedro c. y quiero primero felizitarlos por su paguina y despues, desirles que me siento totalmente sin aliento , no se adonde hira este mundo parece que el mal se empena en seguir derrotando al bien , pue mi comentario es sobre mi querido pais de nacimiento, ya que en estados unidos, estabamos celebrando, la victoria de el nuevo, presidente el senor obama, aya por el contrario sucedia en el mismo momento una catastrofe, una terrible trjedia en contra de jente de buena voluntad, asi que me siento totalmente mal.yo espero en dios y todo se mejore tanto en una pais como en otro, y en todo el mundo, bueno no se si mi comentario benga al caso pero se que deveria de desirlo, sigan adelante con este bello trabajo, y reciban,bendiciones del cielo. grasias y asta pronto. pedro c. chicago.

Troy dijo...

Giglio Linfati Cantergiani para usuario:


Gracias; la Radio "siembra" la Buena Noticia que trae esperanza y paz, la "liberación a los afligidos", como enseña el Evangelio de Jesús!

ESCRIBANOS

PUEDE CONTACTARNOS
HACIENDO CLICK AQUI:

IP Acceder | Nueva Entrada | Configuración | Diseño | Edición HTML | Salir

AGUA VIVA - Template Design | Elque 2007